Académicos de la UJAT destacan ideología social de la Constitución

La norma fundamental que rige jurídicamente al país, guarda su esencia aunque es perfectible, coincidieron en señalar

Con el ánimo de aportar a la reflexión del valor histórico de la Carta Magna desde el ámbito de las ciencias jurídicas, los profesores investigadores de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), Alfredo Islas Colín, Jesús Manuel Argáez de los Santos y Jesús Antonio Piña Gutiérrez, disertaron la conferencia magistral “Conmemoración de los 100 años de la Promulgación de la Constitución Mexicana”, donde plantearon los aspectos que la han consolidado como garante de justicia.

En presencia del rector de esta casa de estudios, José Manuel Piña Gutiérrez, correspondió al investigador y miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel III, Alfredo Islas Colín, abrir las opiniones sobre el Centenario de la Constitución de 1917 y 160 años de la Constitución de 1857, “la carta fundamental es fruto del triunfo de los liberales en la Revolución, conservando su ideología social través del tiempo aún con sus múltiples modificaciones”.

Ante estudiantes que se dieron cita este 7 de febrero en el auditorio “Lic. Eduardo Alday Hernández” del  campus Bicentenario, Islas Colín abundó que a pesar de las 700 modificaciones realizadas, ha permanecido intacta en aspectos fundamentales, “si bien es cierto que el 97 por ciento de sus párrafos han sido modificados y sólo el 3 por ciento ha permanecido, su ideología social ha quedado intocada, sobre todo en disposiciones que regulan seis temas fundamentales: la forma de gobierno presidencial, la forma del Estado Federal, la división de poderes, la supremacía del estado sobre la iglesia, derechos sociales y sufragio efectivo”.

Por su parte, el presidente del Instituto Tabasqueño de Transparencia y Acceso a la Información Pública (ITAIP), Jesús Manuel Argáez de los Santos, afirmó que para entender México, primero se necesita comprender los tres movimientos sociales más importantes de la historia del país: la Independencia, la Reforma y la Revolución Mexicana “por una razón muy importante, todos estos eventos se ven reflejados en la conformación de la Constitución de 1917”.

Acompañado del encargado del Despacho de la División Académica de Ciencias Sociales y Humanidades (DACSyH), Juan Carlos Guzmán Ríos, Argáez de los Santos puntualizó que “si bien hay voces que dicen que ya es hora de cambiarla por una nueva disposición más acorde a nuestra realidad, siendo equilibrados, celebramos que esta Constitución ha sido la base para que nuestro país haya creado instituciones y el marco legal, que en su conjunto, nos han brindado oportunidades de desarrollo, estabilidad y paz”.

No obstante, el académico añadió que no se puede celebrar esta fecha como simple efeméride, sino como una verdadera conmemoración de logros alcanzados gracias a un marco legal que para muchos especialistas, estaba adelantada a su tiempo y que fue fuente de inspiración para la creación de los derechos humanos, “basta leer los primeros artículos para percatarnos que la persona es el centro de la norma y que los esfuerzos del Estado deben dirigirse hacia la tutela, garantía, impulso y desarrollo de estos derechos reconocidos como propios e infrangibles para el ser humano”.

En este mismo sentido, el jurista Jesús Antonio Piña Gutiérrez, habló sobre los retos de la Carta Magna y del papel que juega en la actualidad, considerando que la Constitución representa un documento vigente y pertinente, “es decir, sí cumple con las necesidades de este país, pero como todo, es producto de una obra humana y por lo tanto es perfectible. No obstante lo importante es que la misma Constitución cuenta con los mecanismos necesarios para actualizarse”, concluyó.