Conmemora UJAT legado artístico de Fontanelly

Artistas y académicos universitarios comentaron las características de su obra, al cumplirse dieciocho años de su partida

Con el conversatorio “Las pasiones artísticas de Fontanelly Vázquez Alejandro” en el que participaron Atilano Caña Hernández y Rogelio Urrusti, la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) conmemoró el XVIII Aniversario Luctuoso de quien es considerado uno de los artistas plásticos más importantes de la entidad, cuyas obras son un legado a la comunidad universitaria a través de los catálogos “Fontanelly, recuerdo en claroscuro” y “Fontanelly, realidad y deseo”.

El homenaje que tuvo verificativo el pasado 13 de febrero en la Librería Universitaria, fue moderado por el director de Difusión Cultural y Extensión de la UJAT, Miguel Ángel Ruiz Magdónel, con los comentarios de los pintores Atilano Caña Hernández y Rogelio Urrusti, quienes compartieron su acercamiento y la importancia de reconocer la labor de este gran exponente y pieza fundamental de la plástica en nuestro país.

Ante autoridades y el público que se dio cita en este recinto, los panelistas realizaron un recorrido histórico, personal y académico, tomando la palabra inicial de la plática el caricaturista, grabador, muralista y poeta Rogelio Urrusti, quien calificó a Fontanelly como “el mejor pistolero” ya que mostraba sus trabajos más destacados para impresionar, al saber que había alguien nuevo que le hacía competencia y añadió que “fue el único maestro que alcanzó un discurso estético”.

En su charla, el pintor y promotor cultural, Atilano Caña Hernández -conocido como “Jonuta” entre su grupo de amigos- se declaró como un gran admirador del trabajo de Fontanelly, porque dijo “es una obra que tiene cierta magia y desde luego técnica, es por ello que es considerado uno de los más grandes impulsores del arte y la cultura en Tabasco”.

Fontanelly nació el 26 de abril de 1952 en la villa Francisco I. Madero, de Centla, siendo hijo del profesor Miguel R. Vázquez García y de la profesora Cleotilde Alejandro de Vázquez. A su llegada a Villahermosa en 1966, ingresó a estudiar la Licenciatura en Derecho en la UJAT, carrera que abandonó para dedicarse de lleno a su pasión por la pintura; impartió clases de pintura y dibujo en la UJAT hasta su fallecimiento en febrero de 1999.