Profesora de la UJAT se integra como consejera de la CIBIOGEM

A través de este organismo, la Dra. Julia María Lesher Gordillo podrá influir en las políticas sobre seguridad de organismos genéticamente modificados

Por su trayectoria científica en el área de las Ciencias Biológicas, la profesora investigadora de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), Julia María Lesher Gordillo fue aceptada como consejera de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM), órgano del Poder Ejecutivo Federal que se encarga al más alto nivel, de establecer las políticas relativas a la seguridad de la biotecnología.

Sobre la importancia de este nombramiento, la también responsable del Laboratorio de Genética de la División Académica de Ciencias Biológicas (DACBIOL), explicó que pertenecer a este organismo de reconocido prestigio científico le permitirá ser consejera en la disciplina de Medio Ambiente y Biodiversidad, a través de cuyo Comité se podrán hacer propuestas para fortalecer las políticas públicas que se aplican en la materia.

Explicó que para alcanzar esta distinción tuvo que aplicar en la convocatoria emitida de manera conjunta por el CIBIOGEM, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y por el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, A.C., que son las instituciones encargadas de que se cumplan los principios enmarcados en la normatividad nacional e internacional sobre la bioseguridad de los organismos genéticamente modificados.

“Los organismos genéticamente modificados, son todos aquellos que han pasado por un proceso de modificación genética, que han sido manejados para mayor productividad, en temas como resistencia a plagas y herbicidas, Alimentos mejorados, control de plagas, entre otros que son de suma importancia para el desarrollo de la sociedad”, sostuvo la Doctora en Biología Molecular, por la Universidad de Córdoba, España.

De ahí, dijo, la importancia de sesionar mediante comités especializados para estar a la vanguardia de los avances en la materia pero siempre y cuando se cumplan con los principios definidos en el país y el extranjero y respetando desde luego, el Protocolo de Cartagena en Bioseguridad.