María Cristina Cerda Tirado Viajera del mundo familiar, profesional y social

Trabajar con dignidad por el bienestar de nuestros semejantes, es la mejor manera de poner en práctica los conocimientos que se adquieren en el aula, y una gran oportunidad para continuar aprendiendo, es la reflexión de vida que comparte María Cristina Cerda Tirado, galardonada por su trayectoria como cirujano dentista, en el marco del XV Congreso Nacional de Odontología.

Profesora investigadora de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), su vida institucional inició en 1964, al elegir la carrera de cirujano dentista en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En su espacio de trabajo profesional en Villahermosa, encontró el camino a la máxima casa de estudios de la entidad para ejercer docente en la carrera donde formó innumerables generaciones.

Cuenta con dos especialidades, en Periodoncia por la UNAM en 1976 y en Docencia por la UJAT en 1986, además de la Maestría en Gestión en la Calidad por la Universidad Autónoma de Tamaulipas en Ciudad Victoria, Tamaulipas en 2005.

Su actividad docente la desarrolló por muchos años en la División Académica de Ciencias de la Salud de la UJAT, casa de estudios en donde de manera ininterrumpida laboró por más de 31 años, además de ser miembro fundador del Sindicato de Profesores e Investigadores de la UJAT.

Recibió el Premio Nacional de Servicio Social 2007 de la Comisión Inter-Universitaria de Servicio Social (CISS), en reconocimiento a su amplia trayectoria profesional orientada al bienestar de las comunidades.

En fecha reciente, el 27 de noviembre de 2019, le fue entregado un reconocimiento como parte de los profesores fundadores y académicos destacados que participaron en la consolidación de una carrera que atiende la salud bucal de los tabasqueños, en el marco de la celebración que organizó la UJAT para conmemorar el 50 Aniversario de la Licenciatura en Cirujano Dentista.

Para María Cristina Cerda Tirado, sus múltiples logros y reconocimientos académicos son resultado de la unión de muchas voluntades enfocadas hacia un mismo fin: la superación de la juventud, a quienes desde las aulas siempre los ha exhortado a tener presente la vocación de servir a sus semejantes, más aún en la etapa profesional.