Rinden homenaje a Arturo Fernández León en Fotoseptiembre 2018

La Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) puso en marcha “Fotoseptiembre Universitario 2018”, en cuya presente edición se realiza un merecido homenaje al fotógrafo Arturo Fernández León, por sus 50 años de trayectoria profesional en los que ha destacado por un estilo y visión artística que lo han llevado a consolidarse como uno de los retratistas más importantes de la entidad.

Al participar en la mesa redonda “La fotografía: Un continuo aprendizaje” enmarcada en la iniciativa “Pioneros de la fotografía en Tabasco”, Arturo Fernández León agradeció al director de Difusión Cultural de la UJAT, Miguel Ángel Ruíz Magdónel, por impulsar este homenaje y reunir en a destacados fotógrafos del estado, cada uno con un estilo que ha permitido enriquecer este arte en Tabasco.

Durante la ceremonia inaugural el pasado 31 de agosto en el auditorio “Lic. Manuel Sánchez Mármol” del Instituto Juárez, Fernández León expresó en presencia de la secretaria de Servicios Académicos, Dora María Frías Márquez, que “los fotógrafos somos testigos del tiempo, por eso doy gracias a la vida por estar en una profesión en la que estamos en los momentos más felices de la gente. Somos testigos necesarios de nuestro tiempo, por ello, la fotografía es un documento histórico”.

Al hablar sobre la calidad de su trabajo y aportación en el arte fotográfico, el fotógrafo y miembro de la Fundación UJAT, Hermilo Granados indicó que Arturo Fernández es una persona que tiene una capacidad profesional, técnica y creativa como pocos en la entidad “yo le llamo maestro no solo por su don de gente, sino también por su deseo de compartir sus conocimientos con las nuevas generaciones a las que ha tenido la oportunidad de influenciar y educar en esta profesión”.

Por su parte, el fotógrafo documentalista coincidió con el maestro Israel “Chacato” Zúñiga, en considerar este evento como un merecido homenaje para una de las persona más queridas y respetadas en la fotografía en Tabasco, “Arturo es un clásico en Tabasco que sostiene dos poderosas armas: la pintura y la fotografía, siempre impregnadas en cada una de sus imágenes. Se considera un testigo de su tiempo, y para mí, es un retratista que ha logrado registrar los cambios, tendencias y costumbres de nuestra comunidad”, concluyó.